Spider-Man: Homecoming

La historia del chico que trepa paredes, saca fotos y está enamorado de Mary Jane es quizás, la más conocida por todos del universo Marvel o de super héroes en general. Con varias adaptaciones en forma de dibujo animado y películas (algunas sumamente olvidables) Spiderman llega a nosotros nuevamente en Spider-man: De regreso a casa (Homecoming).


El Peter Parker de Tom Holland dio el gran salto a la pantalla cuando Tony Stark lo va a buscar a Queens con la pequeña y tentadora propuesta de unirse a su equipo en Civil War. Ese preciso momento es el punto de arranque de Homecoming.


La trama de la película es la más simple, directa y mejor lograda de todas. Muchos pensamos en algún momento “¿Y quién se hace cargo de todo lo que destruyen Hulk, Thor, Iron Man, etc?” Bueno, ese es el disparador para el villano. Adrian Toomes (Michael Keaton) es un trabajador que tras verse entre la espada y la pared, desesperado y enojado, se convierte en El Buitre y uno puede fácilmente identificarse con su motivación. Personalmente, creo que la elección de este villano fue muy acertada, es el primer gran enfrentamiento de Parker, es parte de su entrenamiento, no hubiera sido creíble que derrotara sin más a un Venom.

Dentro de este Nueva York, que se ve poco a poco sacudido cada vez más por villanos con armas un tanto particulares, nuestro amigable vecino El Hombre Araña transita entre la típica vida de secundaria y sus escapadas para proteger la ciudad. Con Tony como su mentor, él va a ir transitando el camino (a los golpes porque así crecemos todos) para convertirse en un verdadero Vengador. Sin abrumar ni robarse la película, las apariciones de Stark son acertadas y suman a la trama.

Otro punto a favor de Homecoming, es como jugó con la relación de Peter y su tía May (Marisa Tomei) desde un nuevo lugar, siendo notoriamente más joven que sus otras encarnaciones, podríamos decir que tienen una relación más de “compinches”.  
Algunos de los momentos de mayores risas se los llevó el compañero de clase, amigo y sideckick de Peter, Ned (Jacob Batalon), quién también puso en evidencia la clara unión de Marvel con Disney al traer todo el universo de Star Wars a la película (Y todos nos pusimos como locos cuando apareció el Vader Lego y la estrella de la muerte :D).
Claro que tuvimos algo de romance, un amor bien juvenil, inocente y sano que nos deja en claro que a pesar de los super poderes, Peter es solo un chico de secundaria que le gusta la chica popular, Liz (Laura Harrier). La mejor escena de toda la película está vinculada a ellos, no a explosiones ni grandes hazañas, pero no puedo decir más. 

Las referencias a otros héroes y mundos, no pasan desapercibidos y son correctamente usados para dejarnos bien en claro que ahora están jugando todos en el mismo equipo. Vemos flashes de varios villanos de Spiderman como Shocker o Tinkerer así como mención a sucesos que pasaron en Civil War y en ambas películas de Avengers.  

Así que con más tecnología en el traje, pero menos vueltas de tuerca, este Spiderman marca el comienzo de una nueva etapa, qué lo llevará a Infinity War y luego tendrá que llevar sobre su espalda el peso de todo lo que vendrá después de esos sucesos, como ya lo han confirmado los mandamás de Marvel.  

Si te gusta el género, mirala. Si sos fan de Marvel, mirala dos veces. Si sos un hiper nerd que encuentra hasta los errores de continuidad, mirala todas las veces que quieras. Porque la vas a disfrutar de principio a fin. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Death Note (Live-action de Netflix)

Everything, Everything.

El juego de la corona; primer capítulo.